UNA PROPUESTA INTERACTIVA

El artista ha generado su propuesta a partir de la experiencia vivida, en este momento esa experiencia de conocimiento se está implementando con los métodos de investigación de las diferentes ciencias, entre ellas la Sociología y la Antropología, dándole a ese conocimiento adquirido una concesión estética profunda en el contexto socio-cultural.

Es este el caso de A. Sarria que partiendo de una pintura de concepción clásica, la codifica y reinterpreta siglos después con una simbología inherente al individuo contemporáneo. A partir de toda esa experiencia conceptual, formal y técnica referente a la iconografía e imaginería religiosa, le surge la necesidad de trascender del lienzo como objeto de contemplación pasiva a argumentos plásticos de interacción, es decir de acción-reflexión.

La propuesta actual se remite a ese acontecimiento Psico-social de lo no explicable que se argumenta con la fe hacia lo no visible y que se conoce como milagro, visión profundamente marcada en el inconsciente colectivo de la humanidad, ya que es una tendencia universal. Generar milagros es una condición humana capaz de mover multitudes y al final del siglo es una constante que se repite cada vez dentro de la investigación, el artista descubre que el milagro toca muchas fibras de la maquinaria social, entre ellas la Economía, Sociología etc.

Para un artista apropiarse y recodificar toda esa carga conceptual generada por la propia cultura, le permite transformarla en un lenguaje de expresión plástica.

La serie de obras correspondientes a la exposición “APARICIONES” nos remite a un primer término a la concepción de pintura de Frescos Religiosos, cargándose de la expresión clásica del siglo XV, actualizándola en el momento en que el público es quien por medio de su interacción genera el respectivo “milagro” en el contexto de la sala de exposición. Una serie de argumentos que da la opción de hablar de una propuesta que deja atrás los preceptos de la modernidad.

Generar espacios de reflexión a individuos cotidianos cansados de la degustación pasiva de objetos, y plantear sensaciones directas de inquietud e incredulidad capaces, en determinado momento de herir ciertas susceptibilidades acrecentadas por la fe que durante siglos ha sido parte de la concepción de lo supremo, tal vez sea esa la misión de los artistas jóvenes contemporáneos, ya que la incertidumbre permite a los seres humanos evolucionar.

Oscar Romo Pasto Nariño 1998

Coordinados Centro Cultural plástico

Universidad de Nariño